Relatos

¿Qué es la asexualidad?

Como sabéis, el grupo Educación COGAM lucha contra la lgtbfobia a través de talleres sobre diversidad afectivo-sexual e identidad de género en institutos. Uno de los últimos temas que tratamos en las charlas es el de la orientación sexual. Preguntamos a l@s alumn@s qué orientaciones conocen y las definimos. Por lo general, aunque existen muchísimas, definimos las siguientes: homosexual (gay/lesbiana), bisexual, pansexual, heterosexual y asexual.

El término asexual suele generar mucha curiosidad, pero no solemos dedicarle mucho tiempo para detenernos más en otras cuestiones que dan lugar a muchas preguntas, como la identidad de género. Lo que hacemos es definir a una persona asexual como una persona que experimenta atracción sexual en menor medida de lo que se considera estándar y dejamos claro que, aunque el sexo no es algo prioritario en su vida, pueden sentir atracción sexual en determinadas circunstancias y tener relaciones afectivas.

El jueves pasado, Marta, una de nuestras voluntarias, nos dio una formación sobre asexualidad, para profundizar un poco más en la realidad de la comunidad asexual y descubrir nuevos términos.

Empezamos viendo qué tipos de atracción existen: atracción sexual (deseo de contacto sexual), atracción romántica (basada en los sentimientos), atracción estética (basada en lo visual), atracción sensual (relacionada con el contacto físico no sexual, como los besos y abrazos) y arrobamiento (relación cercana no romántica, es un concepto complejo de definir).

Es importante distinguir la asexualidad del celibato o de la castidad. No consiste en reprimir el deseo sexual, no es una enfermedad ni un trastorno, no implica pensar que el sexo es algo malo, ni tampoco significa que una persona asexual esté esperando a su “media naranja”.  Tampoco  una bajada del deseo sexual causada por una enfermedad significa ser asexual. Una persona asexual puede enamorarse, puede tener una relación afectiva, puede tener sexo en determinadas circunstancias y puede tener hij@s si quiere. La asexualidad no es una elección, es una orientación sexual más.

El espectro asexual

Fuente: @Aven_sp (Cuenta oficial de Twitter de AVENes. Comunidad asexual de habla hispana).

Existe un espectro de atracción sexual que abarca desde las personas alosexuales (lo contrario a asexual: persona que experimenta atracción sexual) a las asexuales, es decir, de mayor a menor intensidad de atracción. En medio de este espectro encontraríamos a las personas grisexuales, que experimentan atracción sexual con poca frecuencia y/o en ciertas condiciones. Un tipo de grisexual es demisexual. Una persona demisexual es aquella que siente atracción sexual tras una vinculación emocional con alguien. Otro tipo de grisexual es la persona fraisexual (opuesto a demisexual), que siente atracción sexual sin la necesidad previa de un vínculo emocional, y cuando aparece este vínculo, desaparece la atracción sexual que antes sentía. Y existe un largo etcétera de términos dentro de este espectro.

De la misma manera que existe un espectro de atracción sexual, existe un espectro de atracción romántica. Este espectro iría desde la alorromanticidad (experimentación de atracción romántica) a la arromanticidad (ausencia de atracción romántica). En medio de este espectro, estarían l@s grirromántic@s, que experimentan atracción romántica con poca frecuencia o en determinadas situaciones.

¿Qué quiere decir esto? ¿Por qué existen dos espectros? La atracción sexual y la atracción romántica son independientes la una de la otra. Una persona asexual o una grisexual puede sentir atracción sexual (con poca frecuencia) por personas de su mismo sexo, del sexo contrario, de ambos sexos, o de ninguno, al igual que puede sentir atracción romántica por personas de su mismo sexo, del sexo contrario, de ambos sexos o de ninguno.

Así, una persona asexual o una grisexual puede ser bisexual (siente atracción sexual con baja frecuencia por personas de ambos sexos) y homorromántica (únicamente siente atracción romántica por personas de su mismo sexo). O puede ser asexual y arromántica (experimentar con baja frecuencia o no experimentar atracción sexual ni atracción romántica). O puede ser birromántica y asexual (sentir baja atracción sexual y atracción romántica por personas de ambos sexos). ¿Se entiende la idea, no? Existen estos dos espectros porque las posibilidades son muy diversas para cada persona asexual.

¿Por qué necesita visibilidad la comunidad asexual?

Hace casi dos semanas, el 17 de febrero, se organizó en Madrid una Quedada Nacional de la Comunidad Asexual en España. Entre el 1 y el 2% de la población mundial es asexual. Hay una gran falta de información sobre esta orientación sexual que provoca una discriminación pasiva hacia esta comunidad.

La comunidad asexual como movimiento lleva activa desde hace 15 años, de ahí la falta de conocimiento sobre este tema. Si quieres saber más sobre la comunidad asexual, puedes consultar la asexualpedia, la asociación española ACEs o la página web AVENes.

Vivimos en una sociedad en la que continuamente nos definimos (o se nos define) con etiquetas. Se etiqueta nuestro carácter, profesión, ideología, nuestro sexo, nuestra orientación sexual, etc. Las etiquetas también surgen de la necesidad de pertenencia a un grupo en el que interactuar entre iguales, con personas que viven la misma realidad que nosotr@s. Asexual es una etiqueta que identifica una realidad más y se incluye dentro del colectivo LGBT+, según los Derechos Humanos.

Gracias a Marta conocemos un poquito más sobre esta orientación sexual. ¡Ahora hace falta que sea acogida e integrada en el vocabulario de tod@s para que tenga más visibilidad!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s