HAZTE OÍR ANTES QUE ELLOS

Artículo escrito por Eloy Gabaldón, profesor de secundaria y voluntario de Educación-COGAM, acerca de la importancia de las familias en la educación de sus hij@s en materia de respeto a la diversidad.
  
Muchos padres y madres infravaloran en incontables ocasiones a sus hijos e hijas para salir del paso. Esta afirmación que aparenta ser dura es más real y frecuente de lo que podamos imaginar. Pongamos un ejemplo práctico: 
 
Una madre y su hija mientras ven la televisión. La niña pregunta a su madre: “Mamá, ¿Por qué en ese bus naranja pone que los niños tienen pene y las niñas vulva si eso ya lo sabemos?” Y la madre responde: “Es muy largo de explicar hija mía y no lo entenderías. Mejor acaba de hacer tus deberes.”
 
Hay padres y madres que piensan que sus hijos son demasiado jóvenes para entender todos los mensajes lanzados en los medios de comunicación. Se bloquea entonces a los más jóvenes cada vez que se intenta parar los pies de su curiosidad con frases del tipo: “Ya te enterarás cuando seas mayor” o “Eres todavía muy joven para saber qué es eso”. En realidad, estos padres y madres solo pretenden salir del paso de la manera más rápida, fácil e irresponsable.
 
familia
 
¿Cuál es el peligro de responder de esta manera a los que tienen todo por aprender? 
 
Cuando un padre o madre pierde la maravillosa ocasión de encontrarse frente a su hijo o hija manifestando curiosidad sobre un tema del que todavía no tiene opinión y, el adulto, ya sea padre, madre o educador, le responde con una de esas frases de bloqueo, la responsabilidad educacional se está derivando hacia otros canales, a menudo inciertos. El tiempo, en educación, es un factor primordial. Es decir, llegar antes que cualquier otra persona con la idea correcta es imprescindible para que los menores no adopten ideas o actitudes que puedan conllevar problemas en el futuro. Si, como padres, o madres, no somos los primeros en abordar las dudas de nuestros hijos e hijas, se pierde la ocasión más hermosa y fructífera de la labor adquirida como progenitores: educar en valores. 
 
Entendemos la Educación en Valores como el proceso de capacitar al ser humano de aquellos mecanismos cognitivos y afectivos, que, en completa armonía, nos ayuden a convivir con la comprensión necesaria para integrarnos como individuos sociales en el mundo que nos rodea. Se trata de trabajar las dimensiones morales de la persona para así dotarnos de autonomía, racionalidad y uso del diálogo. Dichos valores posibilitarán el equilibrio y empatía necesarias frente a las diferentes formas de pensar y actuar que se nos presenten en una relación social.
 
¿Qué ha pasado para que mi hijo hable así, piense así, y se comporte así ?
 
Cuando los padres o madres no satisfacen la curiosidad de sus hijos o hijas en edades tempranas, el niño o niña, con su duda y su gran curiosidad, buscará respuestas allá dónde pueda: internet, prensa, televisión, un amigo u otro adulto. ¿Qué aprende entonces un niño o niña a través de otros medios diferentes que no sean sus padres, madres o educadores capacitados? Cualquier cosa. Y debemos entender el término “cualquier cosa” con un 50% de positivo y un 50% de negativo. “Alea iacta est” (La suerte está echada).
 
Los menores, por su poca experiencia y sin una personalidad todavía definida, son “esponjas” capaces de  adquirir todo tipo de prejuicios, de malos hábitos, creerse mentiras como si fueran credos, ideas erróneas, o incluso violentas, en el peor de los casos. Muchos padres y madres se pegan auténticos golpes contra la realidad cuando, de repente, un día, descubren que no reconocen en absoluto a su hijo o hija. Jóvenes que expresan ideas en casa, o en el colegio, que los padres y madres no les han transmitido en absoluto en ningún momento de su corta vida. Jóvenes que adoptan roles de acosadores, de maltratadores, violentos por convicción, manipuladores sociales, racistas, homófobos, machistas, y un largo etcétera de comportamientos y actitudes copiadas o aprendidas de personas que, en la mayor parte de las veces, no eran sus padres, madres o profesores. 
 
¿Qué se puede hacer para que los más jóvenes crezcan y desarrollen su personalidad sin adoptar malos comportamientos o pensamientos antisociales? 
 
La respuesta es clara: no dejar la educación de tus hijos en manos de la suerte, o en las manos de otros, sino aprovechar el tiempo y hacerse oír antes que los demás. Como padre o madre, HAZTE OÍR ANTES. Deja de pensar que es pronto o que no conseguirás hacerte entender. Los adultos somos modelos a seguir y fuente de información para los más jóvenes. Es preferible que tu hijo o hija te recuerde intentando explicarle algo que entendió a medias, a que recuerde una respuesta inapropiada que desvió el tema. En el primero de los casos, seguro que tu hijo o hija sintió tu voluntad de querer explicárselo y volverá de nuevo en el futuro a preguntarte. En el segundo caso, no volverá a preguntar porque ya sintió una vez que tú no estabas por la labor de explicarle lo que no entendía. Y lo que es peor, el menor puede sentir que su padre o madre no creía en su capacidad de comprensión. 
 
Educar sin límites 
 
Me horroriza ver que hay padres que no saben potenciar la curiosidad de sus hijos e hijas y ,en lugar de esto, minimizan el esfuerzo de los menores por entender la compleja sociedad que les rodea. Como padres y educadores no podemos poner limites al aprendizaje. No podemos creer que nuestros hijos no son capaces de entender, imponiéndoles nuestros propios miedos o límites. No deberíamos nunca desaprovechar la ocasión de educar a nuestros hijos e hijas en la diversidad, en la igualdad, en una sexualidad plena y sin tabúes, en el respeto y en la libertad de orientación sexual y de identidad de género. Pero, sobre todo, educa a tu hijo o hija a ser fuerte frente a la críticas y a luchar por lo que crea, porque nadie puede decirnos qué debemos ser o sentir. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s